Reproducción de las arañas

Las arañas, son ese animal que convive, en muchas ocasiones, en nuestras casas pero que aun así conocemos bien poco. La reproducción de las arañas es un fenómeno sobre el cual la gran mayoría de personas desconoce pese a lo bonito y curioso que es el ciclo reproductivo de estos arácnidos.

La madurez sexual de las arañas llega en torno a los cuatro años, cuando el aparato genital, que se encuentra en el abdomen, ya está preparado para cumplir con su función

Reproducción

La reproducción de las arañas es de carácter sexual, es decir, es necesario un macho y una hembra. Para reproducirse, la hembra desprende feromonas que permiten al macho saber que la hembra está en condiciones de reproducirse.

El proceso de cortejo es bastante curioso debido a que los machos buscan convencer a la hembra de reproducirse con ellos obsequiándole una presa envuelta en seda. Si el macho no es capaz de capturar una presa, le entrega la seda a la hembra para intentar engañarla y así poder reproducirse. La ambición por reproducirse del macho es tal, que existe el caso de la conocida especie viuda negra que, tras copular, es devorado por la hembra.

Para reproducirse, el macho introduce una bolsa de espermatóforo en el órgano reproductivo de la hembra. Después de haberse realizado la inseminación, el macho se retira con cautela.

Incubación

Una araña puede pasar de 1 – 16 semanas encubando sus huevos. Para la puesta de sus huevos dependiendo de la especie, la araña lo hace de las siguientes maneras

– cápsulas gelatinosas

-nidos para incubar sus huevos

-llevarlos sobre la espalda hasta la eclosión

-mantenerlos prendidos usando su boca

Durante este proceso, como madre, la araña se vuelve cada vez más agresiva para proteger a sus huevos y no se separa de ellos.

 

 

Nacimiento

Las arañas cuando nacen son casi idénticos a sus progenitores tan solo que en versión pequeña. Los arácnidos son muy prolíferos, es decir tienen una gran cantidad de descendientes porque muchos mueren antes de nacer o en sus primeras semanas.

Una vez nacidos, las arañas se independizan rápidamente debido a que estas son dispersadas por el viento gracias a su bajo peso, que les permite desplazarse del lugar de nacimiento rápidamente.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *